Eres la furia que entra a mi cuerpo

Arrasando como un volcán de fuego,

La nota perfecta musicalizando

Mis pensamientos,

Eres mi necesidad melancólica

Desgarrada por el paso del tiempo,

Te has convertido en la calma

Y en el dolor de mis sentimientos,

Aun así he escuchado tus

Palabras acariciándome en el viento

Y te he dicho: “espera… ¿No has visto a

Mis ojos suplicar  que te quiero?”

Que no soporto mas no tocar tu cuerpo

Cuando espero entre las horas

Oscuras y las noches de silencio

Soñar con verte aparecer

Entre mi soledad y mi miedo…

Miedo, ese miedo a perder lo que mas quiero,

A fantasear con la idea de que te tengo

Aunque tu hayas dicho: “Tranquila,

Soy tuyo, es cierto, ¿no ves a mis ojos

Suplicar que te quiero?

Y me he quedado dormida en tu pecho

Soñando, soñando la vida en tu cielo…

Y ya te he dicho dormida… Te quiero…

Y tú has acariciado mis miedos

Mientras yo te digo… Espera…

La vida no seria vida sin ti,

Porque tú has dibujado mi senda

Y has plasmado tu horizonte en mis sueños…

Despierto  diciéndote… No cierres la puerta,

Espero tu regreso desnuda,

Ya has visto a mis ojos suplicar que te quiero…

Y espero tranquila la noche

Y sé que pronto estarás aquí diciendo:

“Te quiero”

LAURA GRISELLE JIMÉNEZ