radiante2.jpg

Hoy la noche esta tranquila ya sin ti… Nuevamente las gotas de la lluvia se escurren por la ventana pero esta vez sin mi alma… Veo hacia el horizonte oscuro sin buscar tu presencia vacía, la soledad ya no me invade, miro al cielo extendiendo mis brazos para recibir la lluvia de estrellas que brillan tanto sin ti.

Mi mente divaga en algo trivial mientras exhalo el humo del cigarrillo que sostengo sin ansiedad alguna… Esta vez ya no pienso en ti, el olor a nicotina no me trae tu recuerdo ni tampoco el humo dibuja tu silueta…

La noche no me menciona tu nombre, el corazón no pregunta por ti, mis labios no te buscan mas, mis manos han olvidado el calor y la suavidad de tus manos.

Ya no te necesito, ya no me haces falta, ya no busco la frialdad de tus ojos ni la arrogancia de tus palabras… Las gotas siguen escurriendo por la ventana y ya no siento tristeza, no hay más dolor en mi corazón.

El camino ahora esta despejado, hay lluvia con sol, hay noche con destellos de luz, hay una nueva esperanza, un nuevo amor que ahora no esta cerca pero que no tardará mucho en llegar y tu sombra no lo opacara nunca más.

Es cierto, más de dos veces fui débil y te intente buscar, más de tres veces añoré regresar, pero más de 4 veces prometí no volverte a llamar.

Las gotas de lluvia han dejado de escurrir por la ventana, el cielo parece estremecerse y no es por ti, es por la lluvia que ha terminado como termina mi amor que un día fue de ti.

LAURA GRISELLE JIMENEZ