No estas aquí… La lluvia incesante escribe tu nombre, las gotas en el auto me cuentan de ti… Miro hacia atrás y veo como la distancia ha marcado una brecha, un vacío en ti, en mí…

No, es cierto, no estas aquí, aunque la brisa te traiga cada verano, cada otoño y cada invierno a mi lado… Sin escuchar gritar a mis labios… Te extraño…

 No, es verdad, no estas más cerca de mí, aunque tenga que morderme los labios para no gritarle al mundo entero que Te amo, que mi amor se ha vuelto una locura desenfrenada desde que no estas más aquí,

Y no sé cómo decirle al corazón que aguarde pacientemente que al final de la jornada vuelves a mí, pero no, el corazón sabe que no vendrás más a mi lado… Que los árboles en primavera han dejado de florear y las gotas del cielo caen amargas a la Tierra desde que no estas… Y no, ya no estas más aquí, aunque mis brazos estén extendidos esperando tú regreso y mi cuerpo se enfríe por estar sin tu cuerpo…

No, ya no estas aquí… Mi aliento te busca desesperado… Mi alma te clama sollozando, esperando que un día regreses a mí, porque necesito decirte lo que nunca te he dicho, necesito contarte cuanto te amo, aunque tu, no vuelvas más a mi lado…

                                                                                                                  LAURA GRISELLE JIMENEZ